Cuando la pelota no quiere entrar.

Va haber muchos días en la vida en que vas a levantarte con el pie izquierdo, salvo que seas zurdo de pie aquello no va a ser una bendición. Reza el dicho que en un día como esos es mejor no haberse levantado, porque esos días y noches siempre acaban en tragedia, como aquella del 99 que a Palermo se le negaron tres goles, fallando tres penales. Estadística histórica. Ejemplos sobran para constatar que hay reglas ininteligibles en el universo, caprichosas, con otra lógica, que rebasan cualquier entendimiento; porque cuando una pelota dice no, es no. Y no existe, por mucho que se intente encontrar la física, no existe forma alguna de cambiar esa negación. Hay que saberlo y respetarlo. Sin embargo, nunca sucede que por mucho que lo sepamos, lo respetemos. Al contrario, pareciera que entre más lo sabemos, más incautos nos volvemos. Y ahí vamos por la vida, aferrados. Pateando un destino que ya no nos pertenece, alimentando una boca que ya es de otro, regando un jardín en otoño, estirando el cuello cuan largo es para conectar la pelota y ver cómo se estrella en el travesaño en una parábola indescriptible para el físico más avezado.

Copia de maxresdefault-1

Porque queriendo y no, hay veces en el futbol (y en la vida) que la pelota no va a entrar. Nunca. Por más que le susurres piropos, por más que la sobornes con lindas caricias, por más que le prometas amarla y respetarla por los siglos de los siglos, por más que te inventes una deuda que te debe, por más que le supliques una caridad, por más y más. Escúchalo bien. De todas las verdades que se han inventado en este mundo hay una que es irrefutable: Cuando la pelota dice No, es No. Y después de eso sólo nos quedará el sentimiento más despiadado e impotente para el ser humano, la resignación. Y cuando llegue, aceptarás que hay batallas que está bien perder, porque perdiendo es la única forma en como algunas cosas se ganan, la humildad, la sensatez, la resistencia, la madurez, el amor propio.

La próxima vez que te descubras en uno de esos días, no insistas, cuando la pelota no quiere entrar en el arco, tal vez sea porque ella conoce algo que tú no. Y en una de esas, con un poquito de tiempo y de paciencia descubras que hay goles que no eran para ti. Llegado ese día, (créeme que llega) comprenderás que con la pelota no se pelea, a la pelota sólo hay que quererle, porque por más caprichosa que parezca, siempre, siempre tiene la razón.

Mandar al portero a rematar.

¡En qué situación tiene que ponerte la vida para mandar al portero a rematar!

moimunoz

En definitiva, tienes que estar con un marcador adverso, tiene que ser el último minuto y tienes que sacar el resultado como sea. Imagínate los factores que se tienen que cruzar para estar en tales condiciones, pero por muy contradictorio que parezca, cuando te suceda esto, agradece. Porque no hay acto de fe más suicida ni más desesperado que mandar al guardameta a que haga un milagro. Y los milagros suceden, no siempre, pero suceden y suceden porque se provocan, porque te provocan y ahí el sabor de la gloria se vuelve épico, histórico. Hay batallas que no ganan una guerra pero su sabor de victoria es para siempre. Como cuando Moisés Muñoz hizo aquel gol del empate frente al Cruz Azul en la última jugada para darle en penales el campeonato al América y pasó de la tristeza a la alegría en un santiamén, porque en el futbol (y en la vida) da lo mismo perder por dos que por tres. Cuando te digan que eres un soñador, manda al portero a rematar, cuando te nieguen el sí por segunda, tercera, quinta vez, manda al portero a rematar, cuando te digan que no naciste para esa profesión, manda al portero a rematar, cuando estés a punto de separarte, manda al portero a rematar, cuando te diagnostiquen enfermo, cuando digan que te quedan pocos días de vida, manda al portero a rematar. Porque lo bueno de perderlo todo es que también se pierde el miedo y a veces quien ya no tiene nada que perder está más cerca de ganarlo todo.

Y como dicen por ahí, el último minuto de juego también tiene sesenta segundos, así que la próxima vez que tengas el marcador en contra, la pelota a favor y sientas que se te acaba el tiempo. Nunca dudes. No lo pienses. Manda al portero a rematar. Siempre.