El partido se va a acabar.

El futbol son de las cosas que no se deben tomar muy en serio, por ahí escuché una de las más acertadas definiciones que se le puede hacer a este hermoso deporte, la dijo Valdano, el filósofo: “El futbol es lo más importante de lo menos importante”.  Un traje a medida sin duda. Y es que debería estar penado entrar enojado al campo de juego, ya sea como jugador, aficionado, técnico o el poli que se para entre una y otra barra por si algo sale mal. Si entras enojado deberías de entrar con una amarilla por default. Por que al campo de juego se debe ir con alegría, con una felicidad desbordante, que ahí es donde pasa todo, lo bueno y lo malo, lo curioso para los que viven de las estadísticas, lo asombroso para los que no creen en dios y lo temerario para los que no le tienen miedo a la inmortalidad.

No hay alegría más plena que la de un árbitro pitando el inicio del juego, es un gozo indescriptible, lo tienes todo por delante, ¡cómo no estar feliz!. Es lo más parecido a la sensación de saber que estás a punto de hacer el amor y ahí se vale todo, porque aunque no se diga, se sabe.

ITALIA VS ESPANA

Invéntate cualquier jugada, no te guardes nada, que el partido te da de todo, no lo dudes. Ya habrá tiempo de pedir perdón si fallas, recuerda que el corazón es el que manda siempre. Por eso cuando la vida te sorprenda a mitad del partido, cuando finalmente entiendas que ya estás jugando sin pedirlo, no olvides estas sencillas recomendaciones, puede que te hagan falta.

Pase lo que pase, nunca pierdas la sonrisa.

Nunca reclames, la justicia es caprichosa, no pierdas tiempo en tratar de entenderla.

Entra fuerte al balón pero nunca malintencionado.

Cada vez que puedas, intenta una genialidad, siempre habrá alguien en algún rinconcito de alguna grada que lo agradezca.

Juega para adelante siempre, los goles más valiosos son en la portería contraria.

Pide el balón todo el tiempo y pásalo cada vez que puedas, la felicidad también viene de compartir.

Celebra igual un gol que una salvada en contra, ambos lados de la moneda son igual de importantes.

Nunca subestimes al rival, pero sobretodo, nunca te subestimes a ti mismo.

Recuerda que aquí hay rivales no enemigos, a los primeros se les vence a los segundos se les ignora.

Llegado el momento, te darás cuenta que el marcador es lo de menos, porque la alegría de jugar es un acto de amor que se justifica a sí mismo.

No importa cuántas alegrías y tristezas te dé el futbol (o al vida), ten siempre presente por sobre todas las cosas, que ningún partido es para siempre y quien tiene claro eso, ya empezó con gol de vestidor a favor.

El partido, nos guste o no, se va a acabar my friend y como esto no es de gustos, más vale que nos guste.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s